Están desapareciendo menores extranjeros en Europa y España. ¡Pide al Congreso un Defensor del Menor ya!

Están desapareciendo menores extranjeros en Europa y España. ¡Pide al Congreso un Defensor del Menor ya!

Según las últimas cifras oficiales, cada año desaparecen en España entorno a un millar de menores extranjeros no acompañados. Niños y adolescentes totalmente desprotegidos, de los que nadie sabe nada y a los que les puede pasar de todo. 

Los menores extranjeros no acompañados, que como todo adolescente están en un momento crítico de su vida, son un grupo sistemáticamente discriminado, maltratado y abandonado en España y en toda Europa por parte de las autoridades. 

Hay que acabar con esta pauta de violencia institucional y discriminación. La figura del DEFENSOR DEL MENOR, NO EXISTE en España y hace falta. Un Defensor del Pueblo pero con un mandato específico sobre infancia que proteja los derechos de los menores en general y en particular los de este colectivo tan vulnerable. Esto permitiría denunciar abusos, negligencias y desapariciones haciendo recomendaciones que interpelen de forma directa a todas las autoridades implicadas: Policía, Fiscalía y Entidades Autonómicas de Protección de Menores.

La protección de los menores es un deber que nos corresponde como país y como sociedad. Firma para pedir al Congreso la figura del Defensor del Menor.

personas ya han firmado. ¡Únete!
Debes rellenar el nombre. Debes rellenar los apellidos. El email no es correcto. El teléfono no es correcto. Al firmar, estás aceptando nuestra política de privacidad.

Comparte la petición

Nuestra petición

Están desapareciendo menores extranjeros en Europa y España. Pide al Congreso un Defensor del Menor ya!

Los menores extranjeros no acompañados (MENA), adolescentes en un momento crítico de su vida, son un grupo sistemáticamente discriminado, maltratado y abandonado en España y en toda Europa por parte de las autoridades. Según las últimas cifras oficiales cada año desaparecen en España entorno a un millar de menores extranjeros no acompañados.

Hay que acabar con esta pauta de violencia institucional y discriminación. La figura del DEFENSOR DEL MENOR, NO EXISTE y hace falta. Un Defensor del Pueblo pero con un mandato específico sobre infancia que proteja los derechos de los menores en general y en particular los de este colectivo tan vulnerable. Esto permitiría denunciar abusos, negligencias y desapariciones haciendo recomendaciones que interpelen de forma directa a todas las autoridades implicadas: Policía, Fiscalía y Entidades Autonómicas de Protección de Menores.

La despreocupación y desprotección generalizada de las autoridades hacia estos niños ha convertido en habitual el siguiente patrón de abusos:

  • Llegan a nuestras costas o Ceuta y Melilla tras viajes muy peligrosos.

  • Desde que son localizados la sospecha de que se trata de adultos mintiendo sobre su edad determina la forma en que les trata la policía, la fiscalía, o el sistema de protección de menores. Incluso cuando tienen un pasaporte o partida de nacimiento que acredita su edad.

  • Sin que nadie les explique la razón o les asesore sobre las consecuencias de lo que sucede, se les somete a exámenes médicos cuyos resultados son inexactos pero que tendrán un impacto decisivo en su vida.

  • Existen casos en los que se les declara mayores contradiciendo la información de un pasaporte o documento oficial acreditativo de su edad.

  • Si son declarados menores pasan a ser tutelados por el sistema de protección, ingresan en centros de menores y con esto se regulariza su estancia en España. Sin embargo en muchos casos su tutela no necesariamente supondrá una garantía de sus derechos.

Debido a la ineficacia del sistema muchos se escapan de los centros sin que nadie les busque. Según la Fiscalía en 2012 “abandonaron voluntariamente” los centros 1.121 menores, en 2013: 1.138, en 2014: 896; esta información no se proporciona en el informe anual correspondiente a 2015.